Blog_ES

UN REMEDIO MÁGICO CONTRA EL ESTRÉS

Hace varios años, mientras que estaba buscando métodos sencillos y naturales que pudieran aliviarme un trastorno de estrés cada vez mayor, descubrí un libro maravilloso, “Curación emocional: acabar con el estrés, la ansiedad y la depresión sin fármacos ni Psicoanálisis “, del Profesor David Servan-Schreiber.
Aquella lectura fue reveladora porque me ayudó en gran medida a controlar mejor mis emociones, abriéndome el camino a una nueva técnica de respiración muy sencilla de practicar, pero sobretodo maravillosamente eficaz: la respiración por coherencia cardíaca.

Resultado de investigaciones en neurociencias y cardiología, el concepto de coherencia cardíaca apareció en los EE.UU. en 1995, a través del trabajo de los científicos del Instituto HeartMat que se interesaron ​​en las emociones y sus impactos sobre el organismo. Así demostraron los grandes beneficios de esta práctica terapéutica para la salud, especialmente en la prevención de las enfermedades cardiovasculares y la gestión del estrés.

Más tarde, en 2003, se introdujo la técnica en Europa gracias al Profesor David Servan- Schreiber , a través de su libro “La curación emocional” que permitió al público familiarizarse con el método.

Hoy en día, muchos médicos recomiendan a sus pacientes esa práctica, por su fuerte impacto en la gestión del estrés, además que es muy fácil de realizarla! Desde hace varios años ya, se utiliza también en los programas de entrenamientos para los deportistas profesionales de alto nivel así que para los pilotos de caza de la Fuerza Aérea :

CUANDO NUESTRO CORAZÓN HACE BOOM …

El corazón está bajo el control del Sistema Nervioso Autónomo, que gestiona de forma automática e involuntaria, casi todas las regulaciones y las adaptaciones de nuestro cuerpo: la temperatura corporal, el nivel de azúcar en la sangre, la digestión, los niveles de todas las hormonas, las fases de vigilia y sueño, las sensaciones de hambre y la saciedad, la frecuencia respiratoria, el peso corporal, los ciclos menstruales, la frecuencia cardíaca y otras variables que se ajustan constante e inconscientemente, de forma totalmente independiente de nuestra voluntad! Nuestro sistema nervioso está formado por dos ramas:

– El sistema nervioso simpático que nos prepara para la huida o la lucha, movilizando nuestra energía para este evento; utiliza principalmente la adrenalina y acelera el corazón para aumentar el flujo sanguíneo y su presión, proporcionando oxígeno y glucosa, ambos combustibles necesarios para los músculos.

– El sistema nervioso parasimpático, que es responsable de la paz y la relajación, de la restauración y la reconstrucción de nuestros recursos. Calma y ralentiza los latidos del corazón a través del nervio vago.

Al grabar nuestro ritmo cardíaco con un electrocardiograma, nos damos cuenta de que los latidos del corazón aceleran o ralentizan constantemente, de manera errática. La curva de la variabilidad de la frecuencia cardíaca permite observar la acción del sistema nervioso autónomo: cuando la curva sube, el corazón late más rápido (el sistema nervioso simpático actúa como un acelerador) y cuando baja, el corazón se ralentiza (a través de la intervención del sistema nervioso parasimpático, el cual actúa como un freno).

La variabilidad del ritmo cardíaco es en realidad, una respuesta directa e instantánea a las informaciones recibidas por el sistema nervioso, proveniente de nuestro entorno interior o exterior. Cada situación estimula o inhibe uno o más de estos dos sistemas nerviosos que regulan y estabilizan de forma continua nuestro cuerpo para mantener la vida. Este estado de “desorden” no es nada más que un estado normal de adaptación a nuestra vida de todos los días.

La importancia de la variabilidad del ritmo cardíaco se mide por su amplitud y su regularidad: cuanto más homogénea es, más la mejora del equilibrio y de la salud es importante. Cualquier práctica que ayuda a sentirnos bien, actividad, conducta o estilo de vida propicios para la salud y el bienestar, permiten aumentar gradualmente la amplitud de la variabilidad de la frecuencia cardíaca.

De este modo, al medir esta variabilidad, podemos observar cómo nuestros pensamientos y emociones afectan directamente el corazón y el sistema nervioso.

CUANDO EL CORAZÓN Y EL CEREBRO SE SINTONIZAN …

Por lo tanto, el ritmo cardíaco refleja nuestro estado emocional. 

En los estados de bienestar, benevolencia o gratitud (gráfico azul abajo), la variabilidad de la frecuencia cardíaca es coherente, es decir que la alternancia entre aceleraciones y desaceleraciones del ritmo cardíaco es regular: la curva de la frecuencia cardíaca se hace redonda, es sinusoidal. Las dos ramas del sistema nervioso autónomo trabajan en conjunto, con la máxima eficiencia en lugar de luchar contra el uno y el otro.

Cuando nuestro cerebro y nuestro corazón, es decir nuestros pensamientos y emociones están en armonía, nos sentimos inmediatamente tranquilos y más serenos. La presión arterial y el ritmo cardíaco bajan progresivamente, la serenidad se instala y el cerebro se pone en reposo, atento y tranquilo.

121114-ciecoaching-figura8

Mientras que en los estados de estrés, ansiedad, depresión o ira, la variabilidad de la frecuencia cardíaca entre 2 latidos se vuelve irregular y caótica, es decir incoherente, tal como se puede observar en el gráfico rojo arriba.

Por lo tanto, se trata de regular los latidos de nuestro corazón a través de una respiración guiada para controlar mejor nuestro cerebro … No sería tan sencillo? Pues si, verás que el principio es infantil:

– Cuando inspiramos el corazón se acelera, hay una inhibición del sistema parasimpático (el freno): es como quitar el pie del freno en una bajada, el coche acelera.

– Cuando espiramos, el corazón se ralentiza. Soplar comprime el abdomen, estimulando directamente el sistema parasimpático (freno) que ralentiza el corazón. Es como si frenabamos en la bajada, el coche se ralentiza.

Por lo tanto, podemos controlar la aceleración y la desaceleración de nuestro corazón mediante la regulación de la respiración, es una puerta trasera que permite influir nuestro sistema autónomo que pensábamos inaccesible a la voluntad. La Coherencia cardiaca es así el estado de la variabilidad cardiaca inducida por la respiración voluntaria que provoca un aumento de la amplitud de la frecuencia cardíaca, una sincronización con la respiración y, sobretodo, muchos efectos positivos para nuestra salud y bienestar. 

LOS BENEFICIOS DE LA RESPIRACIÓN POR COHERENCIA CARDÍACA

  • Inmediata sensación de bienestar y calma
  • Aumento de la eficacia del sistema inmunitario
  • Mejora de la concentración y de la memoria
  • Disminución de los trastornos de atención e hiperactividad
  • Mejor recuperación después del esfuerzo físico para los atletas
  • Disminución de la reactividad emocional y del estrés percibido
  • Reducción de la ansiedad y de la depresión
  • Una mejor regulación de los niveles de azúcar en la sangre en los diabéticos
  • Perdida de peso
  • Armonización de los diferentes sistemas del organismo (respiratorio, immunitario, cardíaco y digestivo)
  • Aumento de la DHEA que desempeña un papel importante en la ralentización del envejecimiento
  • Disminución de la hipertensión arterial en casos de hipertensión arterial leve y moderada
  • Mejor tolerancia al dolor
  • Mejora del asma
  • Impacto en la reducción de la inflamación patológica
  • Reducción del riesgo cardiovascular

Conseguirás rápidamente los primeros beneficios de serenidad y tranquilidad al empezar este método de respiración. A Largo plazo, si practicas los ejercicios de coherencia cardíaca con constancia, es decir cada día, por lo menos 3 veces al día, durante 5 minutos, mayores serán tus progresos.

El EJERCICIO BÁSICO: EL MÉTODO “365” PARA ALCANZAR LA COHERENCIA CARDIACA … 

El efecto principal de una sesión de coherencia cardíaca consta en equilibrar y reorientar nuestras emociones mediante la modulación de nuestro cortisol, la hormona del estrés. Por lo tanto, es importante mantener este estado de equilibrio a lo largo del día. 

El número 365 es un dispositivo nemotécnico simple para recordarte cómo respirar por coherencia cardíaca:

La figura de 3 para TRES VECES AL DÍA

Los efectos fisiológicos y psicológicos de la respiración por coherencia cardíaca tienen un tiempo promedio de 4 horas después del final del ejercicio. Es por esto que se necesitan 3 sesiones diarias espaciadas de 4 horas para mantener sus efectos beneficiosos a lo largo del día.

La primera sesión debe practicarse tan pronto como sea posible después de levantarte, idealmente antes del desayuno, puesto que es el momento del día donde la secreción del cortisol es la más importante, en respuesta a las peticiones, las amenazas y las tareas que tenemos que cumplir durante todo el día.

La segunda sesión, 4 horas después de la primera, se realiza de preferencia antes de la comida. Te ayuda a mitigar los eventos ocurridos en la mañana, a estimular y preparar la digestión de la comida y moderar el segundo pico de cortisol que aparece temprano en la tarde.

La tercera sesión debe realizarse a mediados o fin de tarde, periodo que generalmente corresponde a un cambio de ritmo y de vida: el día de trabajo ha terminado y hay que enfrentar la “segunda vida” en casa donde otras tareas y obligaciones esperan.

La figura de 6 para SEIS RESPIRACIONES POR MINUTO

La investigación científica ha demostrado que la coherencia cardíaca está en su máxima eficacia cuando la frecuencia de respiración es de 6 respiraciones por minuto. Es aquella respiración que proporciona un aumento óptimo de la amplitud de la variabilidad del ritmo cardíaco. Entonces, 3 veces al día, practicarás todos los días, 6 ciclos de respiración, es decir 6 inspiraciones-espiraciones por minuto, durante 5 minutos.

La figura de 5 para CINCO MINUTOS DURANTE

La duración de 5 minutos del ejercicio es en realidad un compromete entre varias limitaciones puesto que los primeros efectos de la coherencia cardíaca ya se obtienen después de 3 minutos de práctica y su máximo se alcanza después de 20 minutos de ejercicio. Se sabe también que los pensamientos intrusivos suelen ocurrir después de 5 minutos desde el ejercicio. Por consiguiente, era necesario encontrar una duración óptima, simple y fácil de aplicar para la mayoría de las personas.

LA PRÁCTICA 

En un entorno tranquilo donde no serás molestado , siéntate cómodamente en una silla frente a una mesa, manteniendo la espalda recta, los pies en el suelo y las manos apoyadas sobre los muslos. Durante toda la duración del ejercicio, usarás toda su atención en la inspiración y la espiración, visualizando la ida y vuelta del aire, imaginando la respiración como una sucesión de suaves olas que se hinchan y se propagan.

3 veces al día, durante 5 minutos, respirarás todos los días de la siguiente manera :

– Inspira por la nariz durante 5 segundos, inchando el abdomen 

– Exhala por la boca durante 5 segundos, contrayendo el abdomen

inspiration esxpiration

Para ayudarte a rastrear el número de segundos durante la respiración guiada, te recomiendo que descarguéis la aplicación gratuita RespiRelax, desde iTunes. Sólo tendrás que inspirar cuando la burbuja sube y espirar cuando baja, sin preocuparte de contar los 5 segundos necesarios para la inspiración y los 5 siguientes para la espiración.

 Y ahora, inspírate con este video … a respirar con armonía! 

“OIL PULLING”, LA RECETA DETOX MILAGRO

Has oído hablar de “Oil Pulling”? No me extrañaría mucho que sí…puesto que cada vez se habla más de la terapia y sus aficionados se pueden encontrar en casi cada rincón del mundo! Por mi parte, hace más de un año que estoy siguiendo diariamente esta práctica ayurvédica y estoy tan encantada que no podía tardar más en compartir con vosotros sus beneficios maravillosos. Bueno, por lo menos a los que no se han enterado todavía!

El “Oil Pulling” es un antiguo método ayurvédico que consiste en enjuagarse con aceite vegetal para mejorar nuestra higiene bucodental mientras que desintoxicamos nuestro organismo.

Se considera como terapia complementaria, es decir que se puede utilizar conjuntamente con la medicina convencional. Su práctica es muy sencilla y permite brindar resultados notables para la salud. Más específicamente, consigue mejorar la higiene bucodental, la cual está en relación directa con la flora intestinal, favoreciendo así la prevención y la curación de una serie de condiciones y enfermedades que podemos padecer.

Tiempo atrás, la medicina ayurvédica descubrió que lavar la boca con aceite vegetal no sólo la limpiaba sino que también restablecía la salud del cuerpo: el aceite vegetal con la producción de saliva atraen los gérmenes, disuelven las bacterias y eliminan las toxinas y los parásitos que viven en nuestra boca y sistema linfático. La técnica era tan sencilla que cayó casi en el olvido hasta que un médico, el Doctor F. Karach, utilizándola con éxito en su práctica médica, la sacó de la oscuridad.

Presentó la terapia “Oil Pulling” en 1990 durante un seminario en Ukrania, frente a un grupo de oncólogos y bacteriólogos. En pocas líneas, se puede resumir así sus principios: al ser entradas directas al torrente sanguíneo, las encías pueden ser bloqueadas por todos los alimentos que consumimos a diario. La limpieza oral gracias al aceite vegetal permite eliminar las toxinas de los dientes y encías (sin dañarlas) incluso toxinas de otras partes del cuerpo, dejando que la naturaleza siga su camino para lograr la curación. El aceite vegetal actúa como un verdadero desintoxicador, consiguiendo liberar el cuerpo de bacterias.

Así la práctica se abrió camino en el mundo occidental y hoy en día se utiliza con éxito cada vez más.

PRINCIPALES BENEFICIOS DEL TRATAMIENTO:

◊ Incrementa radicalmente la salud oral: elimina las placas bacterianas y previene las caries, la gingivitis así como el sangrado de las encías, fortaleciéndolas; elimina el mal aliento; remineraliza y blanquea los dientes.

◊ Mejora el aspecto del cutis, que se despeja de forma espectacular, brindando mucha luminosidad.

Ayuda a aliviar asma, psoriasis, eczema y acné.

Decongestiona los senos nasales y afloja la mucovisidad de las vías respiratorias, aliviando la congestión pulmonar.

Alivia dolores de cabeza y migrañas.

Favorece el sueño

Coconut oil

LA TÉCNICA, EN 3 PASOS:

El tratamiento debe realizarse diariamente y por lo menos una vez al día. Si quieres acelerar el proceso de curación, puedes repetir el tratamiento 3 veces al día, pero siempre 4 horas después de la última comida.

1. Al despertar por la mañana, con el estómago vacío, vierte una cucharada de aceite de coco virgen bio de primera presión en frío en la boca. También se puede usar aceite de sésamo, de girasol o de oliva, pero siempre que sean de muy buena calidad. Os recomiendo preferiblemente el Aceite de Coco por su savor más suave y sobre todo por sus numerosos beneficios que ofrece: contiene, entre otras, propiedades antibacterianas, anti-inflamatorias y antifúngicas que ayudan específicamente en la área de la salud bucal.

2. Pasa el aceite de coco por tu boca. Muévelo con la ayuda de la lengua a lo largo de los dientes, sobre las encías y al rededor de toda la boca, sin tragarlo, agitándolo durante 15-20 minutos. Procura no inclinar la cabeza atrás haciendo gárgaras para no tragar el aceite ya mezclado con toxinas! Recuerda que si estás en un lugar donde hace frío, el aceite de coco se vuelve sólido a menos de 25ºC y por consecuencia, se derretirá en la boca en unos segundos.

3. Pasados los 20 minutos, escupe el aceite y enjuaga tu boca con un poco de agua tibia.  Luego, cepíllate bien los dientes.

Puede resultar que al principio, te cueste guardar el aceite en tu boca durante 20 minutos. No pasa nada. Si te resulta insoportable, escúpelo y vuelve a repetir el proceso con otra cucharada de aceite de coco, hasta que llegues a los 20 minutos para beneficiarte lo más posible del tratamiento. Verás que poco a poco, te acostumbrarás y aún más, lo disfrutarás a tope: un método sencillo, barato y muy eficaz!

Happy Oil Pulling y feliz Navidad!

EL CEPILLADO DE LA PIEL EN SECO

La mayoría de nosotros, solemos prestar mucha atención a la piel de nuestra cara: limpiamos e hidratamos regularmente nuestro cutis y de vez en cuando nos animamos a exfoliarla. ¡Bien hecho!

¿Pero cuándo fue la última vez que cuidamos la piel en el resto del cuerpo?

Sin duda, ya sabéis que la piel representa el órgano vivo más pesado (de 3 a 4 kg) y el más amplio de nuestro cuerpo (de 1,5 a 2 m²). Mucho más que un simple envoltorio, nuestra piel es un sistema complejo compuesto por los nervios, las glándulas y las capas de células. Cuando está sano, sirve como amortiguador para ayudarnos a regular nuestra temperatura corporal, eliminar las sustancias nocivas y proteger nuestro cuerpo de los productos químicos y de las infecciones. También permite la síntesis de vitamina D que es esencial para el crecimiento de nuestros huesos.

Al estar en permanente relación con los demás órganos, la piel nos puede revelar las disfunciones o enfermedades que padecen otros órganos de nuestro cuerpo. Por eso necesitamos cuidarla tanto!

Para mejorar nuestra salud, existe un método extraordinario y muy sencillo que podemos añadir a nuestra rutina diaria: el cepillado en seco de la piel. Se trata de una antigua práctica de limpieza ayurvédica, que no solo mejora la apariencia de la piel, sino que ofrece beneficios maravillosos para nuestra salud, que van mucho más allá de la estética:

1. Estimula el sistema linfático, responsable de la eliminación de productos de desecho de las células a través del drenaje linfático. Cuando el sistema linfático no funciona correctamente, los residuos y las toxinas se acumulan, causando inflamación y enfermedades. Cepillar la piel en seco ayuda a liberar las toxinas de los tejidos, para después eliminarlas a través de la sangre.

2. Exfolia, eliminando la piel seca muerta y limpiando los poros obstruidos. Así favorece la renovación celular y permite que la piel respire y que se mejore su textura con un aspecto más suave.

3. Aumenta la circulación sanguínea, lo que favorece la eliminación de los residuos metabólicos.

4. Puede reducir la celulitis, suavizando los depósitos de grasa estancados debajo de la piel y distribuyéndolos de manera más uniforme, lo que disminuye el aspecto “piel de naranja”.

5. Mejora la función renal y la digestión: masajear los ganglios linfáticos ayuda a eliminar el exceso de agua y toxinas mientras que “cepillar” el abdomen, fomenta la digestión a través de la estimulación del colon.

6. El ritual del cepillado de la piel en seco alivia el estrés, reduciendo la tensión muscular y calmando nuestra mente.

7. Incrementa nuestra energía, y es tan vigorizante que muchas personas se convierten en verdaderos “adictos”.

¿Pero cómo cepillarse la piel en seco?

 

Cepillado en seco1

Lo que necesitamos es conseguir un cepillo o guante de cerdas vegetales naturales, sin nada sintético. Lo ideal sería elegir un cepillo con un mango largo para poder alcanzar toda la espalda.

Para obtener los mejores resultados, debemos cepillar la piel en seco durante 3 a 5 minutos, una vez al día, preferiblemente a primera hora de la mañana, justo antes de la ducha, en piel seca, sin agua y sin ropa. 

Siempre cepillamos hacia el corazón, para mejorar el retorno venoso y estimular el sistema linfático (que fluye en dirección del corazón), con movimientos circulares suaves. La presión aplicada deber ser firme, pero no dolorosa y después del cepillado, la piel se pondrá de color rosa pero no roja. Evitar cepillarse en el rostro (a menos que tengamos un cepillo especialmente diseñado para el cutis), los genitales, o cualquier área con irritaciones, heridas, cortes, abrasiones (incluidas las varices) o infecciones.

El cepillado de la piel en seco se realiza con movimientos circulares, que repetiremos varias veces en cada área, desde abajo hacia arriba:

– Empezamos por la planta y el dorso de los pies, los tobillos, subiendo por ambas caras de las piernas.

– Seguimos con cada cara de los brazos, de manos a hombros sin olvidar las axilas.

– Luego, pasamos a la zona de la espalda, cepillando desde nalgas a lumbares y dorsales.

– Seguimos con el abdomen y la zona de las costillas.

– Por último, cepillando ahora de arriba hacia abajo, pasaremos muy suavemente por el cuello y los cervicales, terminando por el pecho.

Después del cepillado, terminar con una ducha para limpiar totalmente la piel y luego aplicar un hidratante corporal Bio (aceite de coco o aceite de Argán).

¡Ahora, a practicar para estar bien, a secas!

EL MASAJE: UN ANTIDOTE CONTRA EL ESTRÉS

No siempre somos capaces de superar las innumerables trampas de la vida moderna y el estrés que las acompaña. A menudo, la vida nos alienta y cada día debemos lidiar con los trastornos emocionales: del pesimismo de nuestro entorno más próximo a las noticias deprimentes de los medios de comunicación; desde el medio ambiente que nos bombardea de ruido y polución a las radiaciones eléctricas que nos rodean.

Interiormente, padecemos de nuestro perfeccionismo: deseosos de satisfacer a los demás, establecemos una multitud de objetivos en un espacio de tiempo demasiado cortoMotivos de preocupación a veces infundados, emociones demasiado interiorizadas pueden ser perjudiciales a nuestro bienestar y favorecer el estrés.

Cada vez somos más los que hacemos malabarismos entre obligaciones profesionales, familiares y vida privada. El estrés que se desprende deteriora muchas de nuestras relaciones con los demás. No es de extrañar que nuestra salud esté empeorando!

Nuestros modos de vida nos obligan a desencadenar comportamientos de “huida o lucha”: bajo el estrés, los músculos se tensan, dispuestos a ayudarnos a “huir o luchar”. Presión arterial y ritmo cardiaco aumentan, nuestra respiración se acelera y nuestro hígado libera colesterol en la sangre. Nada de buen augurio para nuestra salud…

La buena noticia es que podemos detener esta espiral descendente adoptando un modo de vida sano y sobre todo, aprendiendo a relajarnos. La relajación puede adoptar varias formas y cada uno tiene que buscar la que funciona para sí mismo: un baño, un paseo, una sesión de yoga, un sauna, una lectura agradable, meditación, ejercicios respiratorios o, por supuesto, un buen masaje.

El masaje es algo esencialmente simple. Nos hace más plenos, más nosotros mismos. Los manos tienen el poder de transmitir esta posibilidad a otros.  A través del masaje, la zona del cerebro conectada al sistema nervioso parasimpático se estimula: el ritmo cardiaco y la respiración se frenan, la presión arterial disminuye y los sistemas inmunitarios y digestivos funcionan mejor.

El masaje es uno de los modos de relajación más eficaces porque ayuda a imponer silencio a aquella voz interior que siempre nos induce a hacer más y más rápido, imponiendo exigencias cada vez mayores. Nos estimula a respirar lenta y profundamente, relaja nuestra musculatura, ralentiza el ritmo cardiaco y la presión arterial, y por fin, nos permite sencillamente, vivir mucho mejor.

Aprenda a confiar en él y pronto descubrirá mejor que nadie cuál es el sentido profundo del masaje.